Entradas

II..textos sueltos

Imagen
  De la misma manera en que se pierde el autobús, dejé que te marcharas. Fue el temblor en mis manos, el sudor, los silencios las cosas nimias cual tropo humano me delatan. Inexorablemente te transformas, pozo blanco donde mis insomnios y el humo temerariamente se acumulan. pero es la noche la recurrente isla donde anclo donde el cúmulo de argumentos se amotinan valle profundo donde mis deseos libran una guerra. Nunca me agradaron las palabras principio y fin en un poema tienen un eco de cimientos de casa derruida un resabio de escombros, una sombra baldía. Como una estación desnuda es mi deber decirlo dejaste esta casa donde el polvo arquea y reverbera el silencio con mortal alevosía. Puedes creer ahora que todo aquí es arboleda Los libros, los silencios, los rayos de luz que violan la penumbra Los silencios, el pesado vacío que perfuma humedad Los silencios, espejo que habla y se mira a si mismo Los silencios, tu ropa enjambre de tu aroma Los silencios, aldabas prisioneras de las

El rito de las Flores

Imagen
El rito de las Flores                                                                               (a  mi padre) El día siguiente fue una lámina azul tan  inmensa y pesada como ésta hoja en blanco que se ha mantenido intacta las flores  erguidas al pié de tu féretro fueron vigilantes blancos de tu sueño, decían entre sí que la sal anidaba en sus pétalos. Esa noche mi corazón se transformó en roca No pude derramar  ni una lágrima sólo quería proferir palabras a la hora exacta en que te fuiste.. Y es que hablamos  de la muerte como un país lejano como una isla en la que arribaremos una estación cualquiera. Esa  madrugada partió en dos al mes de mayo y  te marchaste antes de armar  el equipaje. Inexorablemente pienso  este carnaval de instantes que nos dejas tus libros, los temas evadidos, la ideas complejas que ahora entenderé menos Nunca me  aterró tanto el  blanco de una cama como  esa de la madrugada en que te fuiste. Aún no puedo voltear la vi
Imagen
8 de Febrero 2018....día 12 En realidad sólo han transcurrido unos días, doce para ser precisos. Después de varios meses de vivir al filo de las redes, por fin se atrevió a decir lo que yo había tenido como premonición.  Aquella noche había soñado con un largo camino de terracería, yo lo recorría en busca de algo, que no sabía a ciencia cierta que era, a cada paso el corazón acrecentaba su ritmo y el golpeteo en el pecho era como una especie de tambor antes de un ritual. Caminé hacia un punto que, a la distancia irradiaba un verde luminoso, al llegar ahí pude distinguir que se trataba de  un parque. Frente a mí, como  brazos las enredaderas me invitaban a permanecer entre ellas, y un poco más allá, al volver la vista pude ver que ese punto azul, era el principio. Como si fuera un imán aquel hombre me arrastraba hacia su presencia,  yo no resistí la curiosidad de verle los ojos, y en ese instante me acercó a su boca. Ese fue el principio del deshielo, sentí la piel cubierta por
Imagen
(Del poemario Esquirlas de Memoria) Miro por la ventana y hay un péndulo asidero del tiempo que antes fueran, los cristales, los pozos, los espejos, y pienso en tus ojos derramando trozos de vida y todo me remite al otoño , a su cuerpo ocre a las hojas que verdes cantaron primaveras y hoy crujen bajo el yugo del pié extraño. Tenías razón, todo se pierde en este carnaval de cosas nimias y la vida es como la buena tierra una algarabía de fecundidades un catálogo complejo ahíto de objetos de supervivencia. Cómo decirte Padre, que también temo a la muerte que inevitable, es alarido contundente y se apodera de mi pecho y levanta una muralla. Esta tarde se sofoca en el naranja ardiente de horizonte y quiero pensar que hacia allá vamos, que las alas de Ícaro fueron las últimas y hoy ya no hacen falta. Afuera el viento gira, da piruetas, se desliza nada cambia, así es y hay que decirlo. La vida es sólo un salto y Babel aquí se queda todos los momentos llegan desnudos y sólo nos tienen

poema...

Imagen
Del poemario inédito Esquirlas de memoria.... Cualquiera puede vestirse de palabras y hablar de la noche , de los clavos del insomnio. pintar a lápiz  y símbolos  la tarde      simplemente hacerlo. Cualquiera corre el día henchido de sonrisas mordisqueando de manera sensual sus hilos ocre o naranja Cualquiera ritma su cuerpo con el viento mientras su sangre vuelta lava recorre el laberinto todos o cualquiera olvidan los cerrojos ocultos en las manos y en los ojos las palabras cuervos que merodean los labios Todos y cualquiera supongo   poseen  un poco de fuego un algo de terribles, mucho de muerte que sueltan en esquirlas y es tan siniestro pienso, éste delirio de saber que todos y cualquiera. escalofriante es, sin embargo, ser único dueño de una soledad completa del silencio agudo que sil ba en los oídos y  taladra de manera constante todos  y cualquiera podrán decirme ¿ Porqué no botarlos a la mierda, transformarlos en ceniza? Cualquiera
Imagen
Debajo de esta piel aguardan el ocre de los años deglutidos el canto azul del ángel fuego el rostro negro y sutil del deseo consumido y qué otra palabra sabia para hurtar a la nostalgia que la certeza del acierto y de estar sólo en la calle intransitable del amor para el olvido..... Beneath this skin await the ocher of the years swallowed the Blue Ridge fire Angel the black and subtle face of consumed desire and what other wise word to steal to the memories that the certainty of success and being only in the impassable street of love to forget. Unter dieser Haut warten der Ocker der Jahre schluckte der Blue Ridge Fire Angel das schwarze und subtile Gesicht des verzehrten Verlangens und welches andere weise Wort, um die Erinnerungen zu stehlen dass die Gewissheit von Erfolg und Sein nur in der unpassierbaren Straße der Liebe zu vergessen.
Imagen
Hace  ya un año..... Presentación editorial FLIJH 2015 El personaje contra su medio en La muerte no tiene vacaciones de Antonia Cuevas Naranjo Rafael Tiburcio García Dice el lugar común que los únicos temas son el amor y la muerte. La idea detrás de esta reducción tiene sus motivos, no se trata de temas simple. Eros y Thanatos como fuerzas motoras operan dentro de nosotros como dos impulsos que nos llevan del cariño al deseo y de la tristeza a la destrucción. El espectro de virtudes y pecados que caben entre esos dos impulsos puede alcanzar para condimentar una vida y es justamente al abordarlos desde cualquier ángulo que muchas creaciones parecen tomar volumen. Por fortuna el abordar estos temas no es la única vía para dar relieve a los relatos y es justo por ello que se agradece que La muerte no tiene vacaciones , primer libro de cuentos de Antonia Cuevas Naranjo, no trate únicamente de mujeres colapsadas por la decepción y el deseo de venganza que intentan poner una